Mis primeras experiencias gay: A veces las cosas "salen" de otra manera...

Mis primeras experiencias gay

Me llamo Gregor y tengo 35 años. En realidad siempre pensé que era 100% heterosexual... hasta que una visita a un club se me fue un poco de las manos. Una cosa por adelantado: siempre he vivido mi vena dominante durante el sexo. Simplemente me encanta humillar a mis compañeros de sexo y, si se desea, ponerme más duro. En resumen: todo está permitido, pero nada es obligatorio.

Volviendo a la historia: un sábado, mis compañeros y yo decidimos visitar un club. En realidad, el segundo sábado del mes se celebra aquí una velada de electro clásico. Sin embargo, en el club ya nos esperaba una bandera arco iris y sólo había hombres haciendo cola.

En realidad, esperaba que diéramos la vuelta y volviéramos a casa. Pero uno de mis compañeros tuvo la idea de que "ya que estamos aquí" podíamos entrar. Después del divertidísimo pregón, esto nos pareció una buena y divertida idea. En ese momento, no tenía ni idea de que la visita influiría en mi futura vida sexual.

A la entrada, la Wegbier estaba vacía y entramos en el club con el correspondiente buen humor. Nos dirigimos al bar y miramos un poco. La música era la misma de siempre. Simplemente no había público femenino. Inserción: ingenuamente pensé que probablemente no tendría mi oportunidad esa noche.

En algún momento la música nos atrajo a la pista de baile y sólo hicieron falta tres canciones para que un tipo delgado se me acercara. Miré hacia abajo (hay una diferencia notable entre 1,90 m y 1,75 m) y traté de rechazarlo amistosamente. Pero el tipo no se dejaba. ¿Quizás ya sabía que esta noche terminaría bien para él o para nosotros?

El primer contacto corporal

Después de que siguiera coqueteando conmigo, siempre tratando de frotar su trasero contra mí, llegó a ser demasiado en algún momento y lo aparté. Miré a mis compañeros con fastidio y me fui al baño.

Mientras estaba de pie meando, la puerta se abrió. Era el tipo de la pista de baile. Fui al fregadero. El tipo estaba empezando a ponerme de los nervios. Mientras me lavaba las manos, le vi en el espejo mirándome de arriba abajo. En un momento dado, me dijo: "Parece que podrías dármela bien fuerte".

Le miré confundido y antes de que pudiera pensar con claridad, ya estaba de pie detrás de mí y quería meterse en mis pantalones. Sobresaltado, le aparté y le recalqué que era heterosexual, pero incluso en ese momento sentí un extraño cosquilleo en el estómago. Inició otro acercamiento y esta vez apretó su culo contra mis lomos. Tengo que admitir que me pareció bastante cachondo cómo el tipo prácticamente se ofreció a mí. Me di cuenta de que tardé unos segundos en apartarlo. Pero esos segundos fueron suficientes para que se me pusiera la pipa dura en los pantalones.

Se dio la vuelta y miró con orgullo su obra: "Eso es exactamente lo que estoy buscando. Vamos, quiero sentirte duro dentro de mí". Mientras decía esto, se acercó y sentí su mano en mi erección. Me besó justo por encima de la camisa en mi torso. Al principio dejé que los besos se sucedieran, porque tengo que admitir que el cosquilleo y su mano se sentían muy bien. Pero entonces se abrió la puerta. Hasta el día de hoy me alegro de que no fuera uno de mis compañeros.

Asustado y atrapado, lo empujé. Se acercó de nuevo y me susurró al oído: "Sólo vivo a 10 minutos". Todavía con una enorme erección en los pantalones, salimos del club sin llamar la atención y fuimos a su casa.

Mi preferencia por ligar con hombres se despertó

Aprovechó los diez minutos que tardamos en llegar a su piso para ponerme muy caliente. Sabía cómo satisfacer mi vena dominante. Con frases como: "Estoy seguro de que alguien como tú puede hacérselo pasar muy mal a una zorra como yo" o: "Soy un chico muy malo al que le encanta que le castiguen cuando se ha portado mal" me excitaba cada vez más.

Con estas palabras sentí que mis pantalones apenas tenían más espacio y las primeras gotas salieron de mi pene. Me moría de ganas de sacar a esta putita.
Cuando llegué a él, no tardó en desnudarse hasta los pantalones y estirar su culo caliente hacia mí. La lujuria me hizo agarrar su pelvis y presioné mi dura erección contra su culo. Le arranqué los pantalones y volví a apretar mi polla contra su culo, esta vez desnudo.

Se enderezó y se dio la vuelta. Me levantó la camisa y mimó la parte superior de mi cuerpo con sus labios. Cuando llegó a mis pezones, los lamió con su lengua. Me abrió los pantalones y metió la mano en ellos. Allí comenzó a sacudir mi polla hasta que se puso dura de nuevo.

Luego se puso de rodillas para hacerme una cachonda mamada. No hay duda: realmente tenía frente a mí a una zorra golosa que se llevaba toda mi polla en la boca. Le agarré la cabeza y empecé a follar con él. Mientras tanto, se amordazó, lo que sólo me hizo empujar más fuerte.

Se separó, lo que yo permití esta vez, y me puso un condón. Entró en el dormitorio y me llamó: "Ven y fóllame ya". Esta vez seguí esta llamada sin preocuparme por mi supuesta heterosexualidad. Se acostó de espaldas en la cama y abrió las piernas para mí. Tomó un poco de lubricante y volvió a masturbar mi cosa regordeta.

Mientras le penetraba el culo, me di cuenta de que hacía mucho tiempo que no tenía una sensación tan excitante. Gimió mientras empujaba mi parte abultada dentro de él. Empecé a follar con él lenta pero profundamente. Después de unos minutos, sentí que estaba a punto de correrme. Pero no podía ni quería parar. Gimió y cuando gritó: "¡Fóllame así, amo!", todo acabó y me corrí.

Esta experiencia fue sólo el comienzo. Follamos dos o tres veces y pude vivir mi racha dominante. Desde entonces, sólo visito bares gays y también estoy pensando en ir a un lugar de crucero gay a continuación.

 

¿Qué tal una historia de sexo gay en el bosque?

3 responses to “Meine ersten schwulen Erfahrungen”

  1. Necesita muchos más detalles, pero aun así se me puso dura. Me encanta ser la putita sumisa de alguien.

    13
    4
    Respuesta

Dejar una respuesta